Katherine Mansfield. Neozelandesa de nacimiento y europea de adopción

Share Button

Katherine Mansfield nació en Nueva Zelanda, pero enseguida se dio cuenta de que eso no era para ella. Se sentía frustrada por la represión que sufrían los maoríes. Por fin, después de mucho insistir y con solo 15 años, sus padres dejaron que se trasladara a Inglaterra para asistir al Queen’s College de Oxford.

Allí escribía para la revista del centro, recibía clases de violonchelo con la esperanza de llegar a ser profesional y conoció a una mujer muy importante para ella, la escritora Ida Baker. Ida Baker, también conocida como Lesley Moore, fue amante de Katherine hasta la muerte de esta.

Luego Katherine viajó por el continente europeo y después volvió a Nueva Zelanda. De nuevo junto a su familia se dedicó a escribir historias cortas y consiguió publicar algunas en Native Companion (Australia). Pero enseguida se cansó del ambiente de Nueva Zelanda y volvió a Londres.

Su vida en Londres fue agitada en el terreno sentimental, se quedó embarazada, rompió un matrimonio la misma noche de bodas y su madre la llevó a un balneario en Baviera para ocultar su embarazo. Durante su estancia en Baviera conoció la obra de Antón Chéjov.

Cuando volvió a Londres publicó varios artículos en la revista The New Age y en 1911 vio la luz su primera recopilación En un balneario alemán.

Su hermano murió en la guerra en 1915, y, como si presintiera que su propia vida se acababa, comenzó su época más productiva. En los ocho años que siguieron consiguió escribir Preludio, Por favor, El Viaje y La fiesta en el jardín, todos ellos libros de historias.

Después de su muerte, su marido tomó toda su obra y la publicó en dos libros de historias cortas. Años más tarde publicó incluso su diario y sus cartas personales.

Katherine Mansfield era bisexual y vivió un “menage à trois”

Katherine era claramente bisexual y tuvo relaciones  tormentosas con hombres y mujeres. Podría decirse que en el terreno del amor lo experimentó todo.

A los 15 años conoció a Ida Baker, que sería su amante para el resto de su corta vida. Pero además mantuvo relaciones con Garnet Trowell, del que se quedó embarazada. Como la familia de él no aprobó la relación, rompieron. Luego Katherine se casó con su profesor de canto, pero lo abandonó la noche de bodas sin consumar el matrimonio.

Cuando su madre se enteró de que estaba embarazada la llevó a un balneario en Baviera, pero perdió el bebé. Cuando volvió a Londres mantuvo una relación con Beatrice Hastings, la mujer de su jefe.

En 1911 empezó una relación con John Middleton Murry, el director de la revista Rythym, al mismo tiempo que con Ida Baker, incluso llegaron a convivir los tres juntos. Pero la convivencia no duraría, Katherine abandonó a ambos para vivir una corta aventura en Francia con el escritor Francis Carco.

Después de estar corta pausa volvió a Londres donde retomó la relación con Ida y más tarde se casó con Murry. Ambos estuvieron cerca de ella hasta que a los 34 años la tuberculosis acabó con su vida.

Share Button